Preguntas frecuentes

  1. Viñeta ¿Hace falta ropa especial?


No, trae ropa amplia y cómoda, por ejemplo tipo chándal, mallas, pantalón de deporte y una camiseta o similar. Nosotros recomendamos usar colores claros y fibras naturales, ya que resultan más relajantes, pero esto es sólo una recomendación; la ropa más adecuada es aquella con la que te sientas bien y te permita moverte y estirar con libertad. Recuerda que practicaremos descalzos, no es necesario traer calzado deportivo. Si deseas usar calcetines, rogamos que traigas un par específico para ello, no utilizar los que traemos usados de la calle.


  1. Viñeta ¿Puedo cambiarme de ropa en la escuela?


Sí, tenemos vestuarios.


  1. Viñeta ¿Hay duchas en la escuela?


No. Nuestra recomendación es ducharse antes de la clase, en la medida de lo posible. El yoga no es una práctica deportiva y raramente vas a terminar con una sensación “sudorosa” o sintiendo la urgencia de tomar una ducha. De hecho, para preservar los efectos relajantes y energéticos profundos de la práctica, se recomienda posponer la ducha al menos un par de horas tras la clase.


  1. Viñeta ¿Debo traer mi propia colchoneta o cojín?


En la escuela tienes disponible el material necesario. Recomendamos, no obstante, traer de casa una toalla, pañuelo grande, foulard o pareo para poner encima de la colchoneta, ya que con frecuencia apoyaremos en el suelo la cara, las manos, etc. Esto es especialmente recomendable, por ejemplo, si tenemos tendencia a sudar mucho o nos gusta practicar con ropa fresca que deje mucha superficie corporal expuesta y en contacto con el suelo (pantalón corto, camisetas de tirantes, etc.).


Si tienes tu propia colchoneta y deseas traerla, por supuesto puedes hacerlo. En la escuela también tenemos material para vender (colchonetas, toallas antideslizantes, etc.). La mayoría de los yoguis, una vez que tienen claro que van a continuar practicando durante largo tiempo, optan por comprar y utilizar su propio material; pero no es necesario hacerlo nada más comenzar a practicar.


  1. Viñeta ¿Con qué frecuencia debo practicar yoga para sentir sus beneficios?


Nuestra recomendación para comenzar es de dos veces por semana. Es una buena práctica -lo que hace la gran mayoría de la gente- que te permitirá ir introduciendo gradualmente el yoga en tus hábitos y en tu forma de vida y a la vez sentir sus efectos beneficiosos de forma sostenida en tu día a día. Pero no hay máximos, ni mínimos: Una clase será siempre mejor que ninguna... Si somos tan afortunados de poder practicar todos los días, nos sentiremos maravillosamente... Escucha a tu cuerpo, sé realista en cuanto a tu disponibilidad y deja que el yoga te guíe y te sorprenda.


  1. Viñeta ¿Puedo comer / beber antes de la clase?


Recomendamos no comer nada al menos un par de horas antes de la clase. Si se trata de algo realmente muy ligero, una hora puede bastar. Sí podemos beber agua en cualquier momento, por supuesto. Se recomienda mantenerse hidratado en todo momento.


  1. Viñeta ¿Podré entrar a clase si un día llego un poco tarde?


Sí, no dudes en llamar al timbre. En Mangalam sabemos que todos intentamos siempre ser puntuales, pero que, por desgracia, viviendo en una ciudad complicada como Madrid y con todo tipo de responsabilidades, a veces es inevitable un retraso involuntario. En esos casos, nos parece un “castigo inmerecido” que además, precisamente ese día que tanto lo necesitas, te pierdas tu clase de yoga.


Eso sí, si un día llegas tarde, piensa en los demás compañeros que ya han comenzado su práctica: Entra en la sala con calma, moviéndote despacio, sin correr y haciendo el menor ruido posible; y SIEMPRE túmbate unos instantes en relajación antes de comenzar a practicar. Deja que se calme tu mente antes de unirte a la clase, no intentes llegar de la calle y ponerte a hacer apresuradamente los ejercicios que se estén practicando sin una mínima transición.


Importante: Para tu clase de prueba gratuita sí que es necesario que llegues unos minutos antes de que comience la clase. Ten en cuenta que una vez comenzada, no abrimos la puerta a personas que no conocemos, sólo abrimos a los alumnos matriculados.


  1. Viñeta Soy muy poco flexible... ¿Puedo practicar yoga de todas formas?


Por supuesto, recuerda que el yoga no es contorsionismo. La flexibilidad no es un requisito previo para practicar yoga. Más bien al contrario, nuestra flexibilidad aumentará como consecuencia de nuestra práctica de yoga. El yoga es eminentemente una práctica no-violenta, por tanto nunca dañaremos nuestro cuerpo, ni le exigiremos ir más allá de sus capacidades.


  1. Viñeta ¿Puedo comenzar a hacer yoga a mi edad? Nunca lo he hecho antes.


El yoga se puede practicar a cualquier edad y en cualquier condición física. Las posturas y ejercicios se pueden adaptar para que todos, sea cual sea nuestro estado físico, podamos realizarlos sin forzar nuestro cuerpo, obtener sus beneficios e ir avanzando de forma suave y progresiva.


  1. Viñeta Tengo alguna lesión o enfermedad. ¿Puedo hacer yoga?


Los profesores de yoga NO SOMOS -ni pretendemos ser- médicos, ni ningún otro tipo de terapeuta o profesional de la salud. Es responsabilidad del alumno que padezca o crea que puede padecer alguna lesión o enfermedad el consultar con su médico o terapeuta sobre la conveniencia o no de realizar cualquier tipo de ejercicio físico, incluido el yoga.


Dicho esto, también es cierto que cada vez son más los estudios científicos y los médicos y profesionales sanitarios que consideran el yoga una excelente opción ante determinadas condiciones. Desde nuestra experiencia como profesores de yoga y con una formación amplia tanto en anatomía como en yoga terapéutico, en Mangalam podemos dar consejos o recomendaciones específicas sobre la forma más adecuada de realizar (o no realizar) determinados ejercicios en función de nuestras necesidades personales, realizando los cambios y adaptaciones en la práctica que sean necesarios para que nos resulte siempre beneficiosa.


Pero hay que entender que esta guía que los profesores de Mangalam podemos aportar, no sustituye NUNCA a la opinión y la supervisión de nuestro médico o terapeuta, sino que se apoyará en ellas. La práctica de yoga tampoco debe entenderse nunca como una alternativa a los tratamientos médicos que se nos hayan recomendado por nuestra dolencia o condición, sino como un complemento que busca potenciar sus efectos y mejorar nuestro bienestar.


  1. Viñeta Yo lo que necesito es relajarme, reducir mis niveles de stress, ansiedad, insomnio... ¿puede ayudarme el yoga?


Por supuesto. El yoga tiene un efecto sobre la mente tan importante y tan directo como el que tiene sobre nuestro cuerpo físico. El trabajo directo con la respiración, manteniendo en todo momento la concentración en nuestra práctica y los ejercicios específicos de relajación, hacen que el yoga sea tremendamente beneficioso también a este nivel.


  1. Viñeta ¿El yoga es un deporte? ¿Me pondré en forma? ¿Adelgaza?


El yoga no es un deporte, no es competitivo, ni tiene el desarrollo muscular como objetivo. Pero sí que es un ejercicio físico adecuado, no estresante y no extenuante, que nos mantendrá en forma, nos proporcionará un gran bienestar también físico y promoverá un desarrollo equilibrado de nuestro cuerpo, respetando nuestra constitución física natural.


Muchas personas afirman que gracias a su practica de yoga, tras una práctica prolongada y sostenida a lo largo del tiempo, ha cambiado su relación con la comida, volviéndose más conscientes de sus necesidades reales y de la respuesta de su cuerpo ante determinados alimentos o hábitos inadecuados.


  1. Viñeta ¿Qué tipo de meditación practicáis?


Practicamos meditación silenciosa, enfocando nuestra atención en un objeto, como por ejemplo la observación de nuestra propia respiración. Durante los primeros minutos, el profesor dirige en voz alta los primeros pasos, para ir calmando y concentrando nuestra mente y seleccionar el objeto sobre el que vamos a centrar nuestra atención. A partir de ahí, el resto de la práctica se realiza en silencio. Al terminar la meditación propiamente dicha, siempre hay un tiempo para que podamos formular y resolver las dudas que nos puedan surgir y los obstáculos que podamos estar encontrando en nuestra práctica personal.


  1. Viñeta ¿Puedo ir a meditación si no soy alumno de la escuela?


Para nosotros, la práctica de meditación es una parte fundamental en una práctica yóguica, por eso ofrecemos las sesiones de meditación a nuestros alumnos de yoga sin ningún cargo ni coste adicional. Si por tus circunstancias personales desearías unirte a nuestro grupo de meditación, pero no puedes o no deseas practicar yoga, ponte en contacto con nosotros para encontrar la mejor manera de hacerlo.




Si tienes cualquier otra duda o pregunta sobre la práctica de yoga, de la meditación o sobre el funcionamiento de nuestra escuela, no dudes en contactarnos. Puedes hacerlo en el 91 430 8296 o en info@mangalam.es o personalmente durante los horarios de atención al público.